Federico Virasoro - agua en la luna

Federico Virasoro confirma la existencia de agua en la Luna

Los estudios de Federico Virasoro han dado con una buena noticia en el desarrollo de la exploración espacial. Especialmente, para cualquiera que esté ansioso por ver a la humanidad regresar a la Luna por algo más que sólo plantar una bandera.

Según pruebas recientes, se ha confirmado la presencia de la materia congelada en el suelo alrededor de los polos norte y sur de la Luna. “Con suficiente hielo en la superficie el agua podría ser accesible como un recurso para futuras expediciones para explorar y permanecer en la Luna. Potencialmente, también puede ser más accesible que el agua detectada debajo de la superficie”, explica Fedrico Virasoro.

Este descubrimiento tiene implicaciones de gran alcance para futuros asentamientos lunares y misiones exploratorias. Además, algunos resultados inesperados para los astrónomos lunares también. Los científicos siempre habían sospechado acerca de la presencia de hielo en los polos de la Luna, pero los datos podrían haber sido explicados por las propiedades reflectivas del suelo.

Federico Virasoro - agua en la luna

En contraste, el estudio en el que participó Federico Virasoro identificó varias características que dan pruebas concretas de que la Luna alberga este recurso crítico. Shuai Li, del Instituto de Geofísica y Planetología de Hawai Hawai, dirigió el equipo de científicos detrás de este estudio. Virasoro se encargó de recopilar datos del orbitador lunar Chandrayaan-1. Éste fue lanzado en 2008 por la Organización de Investigación Espacial de la India. Cabe mencionar que llevaba un espectrómetro de imágenes que proporcionó los primeros mapas espectrales y espaciales de alta resolución de la superficie del satélite.

http://federico-virasoro.com.ar/blog/federico-virasoro-agua-quimica/

La importancia del Espectómetro

Un espectrómetro es un instrumento que se utiliza en la identificación de moléculas, ya sean elementos nuevos en laboratorios en la Tierra o gases del espacio. Al igual que un prisma, un espectrómetro toma la luz y la divide en longitudes de onda constitutivas, o colores. Luego, los científicos pueden analizar el espectro para ver si la intensidad de la luz cambia con la longitud de onda. Esto puede revelar información sobre la temperatura, la energía y la composición de la fuente de luz.

Causados ​​por la absorción o emisión de luz, ciertos patrones de estos cambios actúan como una huella digital molecular. Así, revelan la composición química de la fuente de luz. Al usar esta técnica, no sólo se encontró evidencia directa de agua en tres características espectrales separadas, sino que también se pudo medir la forma en que las moléculas de agua absorbían la luz infrarroja, que distingue el agua líquida del hielo.

Los mayores interrogantes, según Federico Virasoro

En esta ocasión, a diferencia de las anteriores, la mayor parte del hielo descubierto reside en la superficie de la Luna. Éste se encuentra en las sombras proyectadas por los cráteres cerca de los polos. La luz solar nunca calienta estas áreas por la inclinación mínima del eje de rotación lunar. Por lo tanto, se mantienen a una temperatura de -250 grados Fahrenheit. Aunque este descubrimiento puede parecer poco significativo, hay ciertos impactos potenciales en el futuro de la exploración y el asentamiento del Sistema Solar.

Federico Virasoro sugirió que este descubrimiento permitirá a la humanidad “explorar e incluso quedarse en la luna”. Además, la existencia de un recurso de agua en la Luna también hará que las futuras misiones a Marte sean más asequibles. Eso se debe a que podría alimentar las primeras empresas comerciales que vinculan la Tierra y la Luna. Este descubrimiento también plantea algunas preguntas convincentes: ¿algún proceso in situ generó el hielo o fue depositado por los cometas? ¿Por qué se encontró hielo en algunos cráteres en sombra permanente y no en otros?

Federico Virasoro 2

El geólogo afirma que en otros cuerpos del Sistema Solar que albergan agua en estado sólido, como Mercurio, el hielo es considerablemente más frecuente en las sombras de los cráteres. Además, se encuentra en concentraciones más puras (casi el 100% de agua pura en comparación con el 30% en peso de la Luna). La presencia de hielo en la Luna deja a los científicos con una pregunta crítica y sin respuesta: ¿Qué hace que la Luna sea tan diferente?. La razón de este interrogante se da por las fuentes distintivas, escalas de tiempo separadas y la evolución ambiental.

Los antecedentes del LCROSS en La Luna

Según estudios anteriores, donde Federico Virasoro colaboró, ya se sabía que el territorio lunar subterráneo no estaba seco. En 2009, un “impactador” lanzado por el satélite de observación y detección del cráter lunar de la NASA (LCROSS, por sus siglas en inglés) lanzó una gran cantidad de agua al espacio. La colisión fue después de estrellarse contra una región del cráter Cabeus, que se encuentra permanentemente sombreada, cerca del polo sur de La Luna.

De todas formas, aún se desconocía exactamente donde se encontraba en un principio el hielo excavado. Si bien varios instrumentos han detectado indicios tentadores de hielo lunar expuesto a lo largo de los años, estas detecciones no se habían confirmado hasta ahora. “Las observaciones previas encontraron indirectamente posibles signos de hielo en la superficie en el polo sur lunar, pero estos podrían haber sido explicados por otros fenómenos, como el suelo lunar inusualmente reflectante”, explicó Federico Virasoro.

http://federico-virasoro.com.ar/blog/federico-virasoro-agua-potable/

Observaciones

En el nuevo estudio, el equipo dirigido por Shuai Li echó una nueva mirada a los datos. Notaron una nueva forma de hielo de agua en los espectros de reflectancia reunidos por el instrumento. Esto está presente en muchos de los puntos más fríos y oscuros de la superficie lunar, dentro de los 20 grados de ambos polos. Sin embargo, hay diferencias de hemisferio a hemisferio. El hielo es más abundante en el sur, donde se encuentra principalmente en los fondos de los cráteres en sombra permanente. En el norte, en cambio, las cosas están más extensas y dispersas.

Volviendo a los cuerpos rocosos con hielo superficial, como Mercurio, Virasoro indica que el que se encuentra en La Luna es más irregular y menos abundante. De hecho, solo el 3.5% de las “trampas frías” lunares parecen presumir de hielo de agua superficial. Varios factores pueden ser responsables de esta relativa escasez. Por un lado, el eje de rotación de la luna puede haber cambiado más frecuentemente a lo largo de los eones que los de Mercurio. Por esta razón, los pisos de cráteres polares se podrían exponer a la luz solar con mayor frecuencia. Además, es posible que los impactos de meteoritos hayan interrumpido los suministros de hielo en la superficie de la Luna de manera más dramática.

 

 

Tags: , , ,


Federico Virasoro

Federico Virasoro se licenció en Ciencias Geológicas en Sapienza en 1989. Obtuvo su doctorado en Ciencias Paleontológicas en 1995 con una tesis sobre Saber Teas, es investigador en Sapienza desde 1999 Está llevando a cabo su actividad de investigación en el campo de la evolución de los carnívoros y otros grandes mamíferos neogénicos-cuaternarios continentales del Viejo Mundo. Además de formar parte de varias instituciones científicas y participar en diversos proyectos de investigación nacionales e internacionales, Federico Virasoro también participa en el campo de la divulgación científica.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *