Federico Virasoro: Los volcanes arrojan agua de 2 tipos

Derivado de otro de sus estudios, Federico Virasoro ha llegado a la conclusión de que los volcanes desprenden agua de dos tipos. El descubrimiento llegó tras notar cambios inesperados en los isótopos de hidrógeno y boro del manto terrestre profundo.

Virasoro trabajó junto con el Instituto Carnagie en los volcanes de Manus, en el océano Pacífico. En este artículo se encuentran detalladas algunos de los hallazgos que el geólogo encontró en estas antiguas losas oceánicas.

federico-virasoro-volcanes

El estudio de Federico Virasoro se centró en la localización de huellas isotópicas en el agua de mar. El agua marina aporta hidrógeno y boro a las placas oceánicas que componen el fondo del mar. Parte de esta agua queda atrapada al descender las placas hacia el manto, hasta áreas llamadas zonas de subducción. Pero en la búsqueda de estas huellas también se descubrieron pruebas de agua de mar destilada, hace mucho tiempo, de una antigua placa preservada desde hace mil millones de años.

Los datos indican que estas antiguos losas oceánicas pueden volver a la parte superior del manto en algunas áreas, y que las tasas de intercambio de hidrógeno en las profundidades de la Tierra no se ajusten a los experimentos. “El hidrógeno y el boro poseen isótopos ligeros e isótopos pesados -los isótopos son átomos del mismo elemento con diferente número de neutrones-.Los volcanes de Manus desprenden una mezcla de isótopos ligeros y pesados que no se ha observado en ninguna otra parte. El manto de Manus parece contener agua destilada antigua, mezclada con agua de mar reciente”, explicó Federico Virasoro.

Federico Virasoro y científicos israelíes extraen agua potable del aire

La huella de la destilación es difícil de identificar

Cuando las placas oceánicas empapadas de agua marina descienden hacia el manto, los isótopos pesados del hidrógeno y el boro son destilados, dejando atrás los isótopos ligeros. Estos se secan y desaparecen, haciendo que la huella isotópica de la destilación sea difícil de identificar. Según las observaciones del geólogo, los volcanes submarinos de Manus hicieron erupción a más de 2.000 metros de profundidad.

Otras de las características observadas en los experimentos de laboratorio mostraron tasas de difusión muy altas para los isótopos de hidrógeno, que se mueven a través del manto, como protones pequeños.

Esta difusión debió haber borrado, hace mucho tiempo, las diferencias entre los isótopos de hidrógeno observados en los volcanes de Manus. “Esto es lo que, normalmente, observamos en las dorsales oceánicas”, comenta Virasoro. “Pero no es lo que encontramos en la cuenca de Manus. En su lugar, descubrimos una amplia gama de isótopos que indican que la difusión de hidrógeno en las profundidades de la Tierra no se corresponde con la observada en el laboratorio”, agrega.

federico-virasoro-ciencia-volcanes

La tarea de las placas oceánicas

Según lo probado, las aguas superficiales pueden ser arrastradas a las profundidades por las placas oceánicas y ser preservadas durante mil millones de años. Además, también indican que las tasas de difusión de hidrógeno en la Tierra profunda parecen ser mucho más lentas que las que muestran los experimentos.

Estas losas antiguas, no sólo pueden volver a la parte superior del manto en áreas como la cuenca de Manus. También pueden reaparecer en otros volcanes, como los de Hawaii, producidos por plumas del manto. Estos hallazgos son importantes para comprender cómo el agua se transfiere y se conserva en el manto, y cómo se reciclan otros químicos en la superficie.

Cómo se formaron los volcanes en la Tierra

La corteza terrestre tiene un espesor de 3 a 37 millas (5 a 60 kilómetros). Se divide en siete partes principales y 152 partes más pequeñas llamadas placas tectónicas. Estas placas flotan en una capa de magma: roca semilíquida y gases disueltos. En los límites de estas placas, donde pasan, se empujan hacia abajo o se alejan unas de otras. El magma, que es más ligero que la roca sólida circundante, a menudo puede abrirse camino a través de grietas y fisuras. Puede explotar desde el respiradero, o puede fluir fuera del volcán como una copa desbordante.

http://federico-virasoro.com.ar/blog/federico-virasoro-descubre-estado-agua/

Tipos de volcanes

Volcanes de cono de Cinder

También llamados conos de escoria, son el tipo más común de volcán. Son los que tienen forma de cono simétricos y en los que normalmente pensamos. Pueden aparecer individualmente o como volcanes secundarios conocidos como “conos parásitos” en los lados de los estratovolcanes o volcanes de escudo. Los fragmentos de lava en el aire, llamados “tefra”, se expulsan de un solo conducto de ventilación. La lava se enfría rápidamente y cae como cenizas que se acumulan alrededor del respiradero, formando un cráter en la cima, de acuerdo con el Servicio Geológico de los Estados Unidos. Los volcanes de cono de Cinder son bastante pequeños, generalmente solo unos 300 pies (91 metros) de altura y no suben más de 1,200 pies (366 metros). Pueden acumularse en períodos cortos de unos pocos meses o años.

Estratovolcanes

También se denominan volcanes compuestos, porque están formados por capas de flujo de lava alterna, cenizas y bloques de piedra sin fundir. Federico Virasoro ha basado sus estudios especialmente en este tipo. Son más grandes que los conos de ceniza, elevándose hasta 8,000 pies (2,438 metros). Los estratovolcanes son el resultado de un sistema de conductos de ventilación que conduce desde un reservorio de magma debajo de la superficie. Cuando están inactivos, por lo general tienen lados cóncavos empinados juntos en la parte superior, alrededor de un cráter relativamente pequeño.

Los estratovolcanes pueden estallar con gran violencia. La presión se acumula en la cámara de magma a medida que los gases, bajo un inmenso calor y presión, se disuelven en la roca líquida. Cuando el magma llega a los conductos, la presión se libera y los gases explotan, como las bebidas gaseosas que salen de una lata que se sacudió y abrió repentinamente. Debido a que se forman en un sistema de conductos subterráneos, los estratovolcanes pueden volar los lados del cono y el cráter de la cima.

federico-virasoro-volcanes

Volcanes de escudo

Estos volcanes son enormes, tienen una suave pendiente formada por lava muy delgada que se extiende en todas direcciones desde un respiradero central. Tienen bases anchas de varios kilómetros de diámetro con pendientes medias, más empinadas y una cima más plana. Esas pendientes características, convexas, les dan un contorno como el escudo de un caballero medieval, dice Federico Virasoro. Las erupciones de estos volcanes no son generalmente explosivas, sino que se parecen más a un líquido que se desborda alrededor de los bordes de un contenedor. El volcán más grande del mundo, Mauna Loa en Hawai, es un volcán de escudo. También es uno de los volcanes más activos de la Tierra y se controla cuidadosamente. La erupción más reciente fue en 1984.

Cúpulas de lava

Se construyen cuando la lava es demasiado viscosa para fluir. Una burbuja o tapón de roca de enfriamiento se forma sobre una fisura. Esta lava fría y espesa generalmente se levanta cerca del final de una erupción explosiva y las cúpulas de lava se forman a menudo dentro de los cráteres de los estratovolcanes. El Monte St. Helens tiene varias cúpulas de lava bien definidas dentro del cráter, según la NASA.

Erupciones volcánicas estudiadas por Federico Virasoro

Las erupciones volcánicas pueden ser explosivas, enviando ceniza, gas y magma a la atmósfera. A veces, el magma puede formar flujos de lava, lo que llamamos erupciones efusivas. Si una erupción es explosiva o efusiva depende en gran medida de la cantidad de gas en el magma. Éste último tipo es el que interesa al geólogo.

Si el magma magma tiene una gran cantidad de gas que queda atrapado en el magma, la presión aumentará y aumentará hasta que el magma salga del volcán. Las erupciones freatomagmáticas son un tipo de erupción explosiva que resulta del magma en erupción a través del agua. Cuando esta sustancia permanece en la zona de subducción, se generan los intercambios de hidrógenos registrados por Federico Virasoro.

Tags: , , ,


Federico Virasoro

Federico Virasoro se licenció en Ciencias Geológicas en Sapienza en 1989. Obtuvo su doctorado en Ciencias Paleontológicas en 1995 con una tesis sobre Saber Teas, es investigador en Sapienza desde 1999 Está llevando a cabo su actividad de investigación en el campo de la evolución de los carnívoros y otros grandes mamíferos neogénicos-cuaternarios continentales del Viejo Mundo. Además de formar parte de varias instituciones científicas y participar en diversos proyectos de investigación nacionales e internacionales, Federico Virasoro también participa en el campo de la divulgación científica.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *